Make your own free website on Tripod.com

 

El Primoroso Asesinado. (c)

Por: Enrique José Velázquez Marrero

El eco de mis pasos en los adoquines de lo oscura calle se escuchaban firmes y seguros. La densa niebla consumía la escaseante luz de las lamparas de gas en lo alto de los faros. Mi capa danzaba en la ligera brisa fría de un nuevo otoño. La botella de Champaña a medio beber, en mi siniestra con cinco anillos, resaltaban la alegría de una noche de apuestas y mujeres bellas en la mansión del Barón Angus. El bastón con diamantes en mi diestra, junto al sobrero de copa, acentuaban, como siempre, la elegancia de mi impecable apariencia.

Según me acercaba a los oscuros callejones del final de la calle, noté una figura a media luz en una de las esquinas de uno de los callejones. Me apuntaba, amenazante, con un arma en su mano derecha, pero poco intimidante. Le solté una burlesca carcajada, cuando inexplicablemente disparó. El llanto cortante de la botella, al caer de mi siniestra resonó en todo el callejón como ultimo grito de una vida que se extingue.

Lleve mi mano anillada a mi ultrajado pecho, luego observe por ultima vez su enrojecida silueta y con ella misma me arregle mi larga y hermosa cabellera. Lo mire nuevamente, esta vez a los ojos, y le dije las ultimas palabras de mi envidiable existencia. "¿Tu?, ¿te atreviste?"...

 

Log2Pulg.gif (5814 bytes)